Es un centro que tiene por objetivo facilitar la tarea del cuidador principal de las personas mayores.

Cuidar a los mayores no es siempre una tarea fácil, ni mucho menos decidir si la mejor opción es una residencia de ancianos o un centro de día.

Es una estancia para personas que viven solas y desean compartir algunas horas en compañía, realizando actividades y terapias constructivas para su vida diaria.

Las ventajas que ofrece el Centro de Día para personas mayores de 60 años y para los familiares que tienen la responsabilidad de ser el cuidador principal:

  • Si el familiar trabaja, puede dejar a la persona que cuida en un centro donde está asegurada y cuidada por profesionales debidamente preparados en geriatría. Y realizar así sus actividades durante el día.
  • Si el familiar está agotado de cuidar, es muy importante utilizar este recurso antes de que se agote o caiga en un stress que necesitará posteriormente ayuda médica.
  • La persona mayor no se sentirá sola, con la dinamización e integración llevada a cabo por los profesionales, le ayudará a sentirse en compañía y activa durante la jornada.
  • La atención personalizada por los profesionales de la salud le ayudará a detectar cualquier anomalía que pueda ser inicio de alguna enfermedad, que tratada a tiempo se puede afrontar con mayor eficiencia.
  • Ofrece diferentes terapias para potenciar su grado de autonomía o bien trabajar en aquellas dificultades que van apareciendo con el paso de los años.
  • Mantenimiento de la higiene, en algunos casos las personas con cierto grado de dependencia necesitan algunas instalaciones apropiadas para este fin y en casa no la tienen. El sentirse a gusto con su cuerpo hace que aumente la autoestima y calidad de vida.
  • Duerme en su casa, de esta manera la persona puede seguir en su entorno familiar o bien disfrutando de su casa y sus bienes personales tan preciados por los mayores.